TODO EN UNO SOBRE LA LOTERÍA

loteria-1

 

A mi no me ha pasado, no, peerooooo… a otras personas les pasa CADA AÑO, que, de buenas a primeras, llega éste día, el 22 de diciembre, y en el sorteo de la Lotería Nacional le cae una burrada de euros: ¿y ahora qué hago?: es la máxima duda que nos atormenta en ese momento; no sabemos si celebrarlo, si disimular para que nadie sepa nada por temos a que intenten algo contra la familia, y cien angustias más que se nos vienen de golpe a la cabeza. 

Siempre he imaginado (digo imaginado, porque hasta ahora JAMÁS me ha tocado) que un día como hoy me tocara “el Gordo” de Navidad, y poder respirar tranquilo a principios y a fines de meses. Y así, en frío, mi pensamiento es muy claro: iría a todos los bancos y cajas de mi localidad a entrevistarme con el director de cada sucursal; una vez que le haya hecho partícipe de mi suerte, le citaría en mi casa un día concreto, y a una hora precisa, pero no sólo a uno de ellos, sino a todos los directores, a la vez, en el mismo sitio y a la misma hora: y una vez todos en el salón de mi casa, disfrutaría de las miradas de perplejidad y desconfianza entre ellos, sus movimientos de nerviosismo y de verlos en una situación que, por primera vez, no controlan ellos y que no están acostumbrados. Ya todos en el salón de mi casa, sacaría una fotocopia en color (ahora me las puedo permitir en color, claro), del décimo, y les diría que en grupo, y delante de todos, me hagan ofertas para ver quién se lleva el gato al agua (y que no quiero luego llamadas aparte, personales, ni nada de eso), y que si tienen que consultarlo con jefes suyos, tienen 24 horas. Me vendería al mejor postor, sí señor, y verlos destriparse o rendirse sería para mi un espectáculo que casi seguro nunca volveré a ver en mi vida: lo grabaría todo en vídeo, para recuerdo personal.

Pero bueno, siendo más generalizado, hoy se impone que os ayude un poco para que sepáis qué hacer en caso de que os toque el Gordo (no vale copiarme la idea), no seáis plagiadores.

Pues lo primero que tenéis que tener claro es que es un DELITO tipificado en el vigente Código Penal. Concretamente, el artículo 392 del Código Penal castiga con pena de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses al particular que altere el documento. Por ejemplo, superponiendo un número encima, o cambiando uno de los números.

También establece las mismas penas, al que simule un documento en todo o en parte de forma tal que induzca a error en cuanto a su autenticidad. fotocopiándolo y cambiando un número con un programa de retoque fotográfico (por ejemplo Photoshop).

Avisados quedáis también de que vender un décimo a un tercero, a sabiendas de la falsedad del mismo, podría suponer una pena de prisión de seis meses a un año y multa de tres a seis meses.

Si alguien “te lo quita”, cabe hacer una diferenciación: si no te das cuenta que te lo ha quitado del bolsillo o de la mesa donde lo has puesto en el bar, es un delito de HURTO, pero si para quitártelo te ha tenido que pegar, empujar o amenazar, así como que pudiera haber roto el lugar donde lo tienes, sería un delito de ROBO. No es lo mismo, no… lo segundo (el robo), tiene más pena que el hurto.

Si eres de los que le gusta comprar décimos a medias con más personas, has de saber que si os toca y no lo quieres compartir, o te niegas por cualquier razón (avaricia, por ejemplo), pasaríamos a tener un Delito de Apropiación Indebida, que se castiga con penas de prisión de séis meses a tres años, en caso que la cuantía exceda de 400 euros, y con multa si no superara esa cantidad. 

Atención especial merece el “Phising”, delito telemático, en el que te mandan correos exigiéndote una cantidad (ridícula para el premio), mediante la cuál te embolsarían el dinero automáticamente en tu cuenta corriente. Éste delito está, por desgracia en auge en todo el mundo, y suele tener éxito en muchas ocasiones. Nos encontraríamos frente a un Delito de Estafa, que se castiga con las mismas penas anteriores.

Y lo típico, lo de siempre, aquél que te ofrece por tu décimo más dinero de lo que vale, porque quiere blanquear dinero: ahora, pasarías tu a tener el dinero negro, porque no puedes explicar de dónde te viene esa cantidad desmesurada. Nos encontraríamos con un delito contra la Hacienda Pública regulado con pena de prisión y multa en el artículo 305 del Código Penal estando en función ambas penas de la cantidad de la que nos hayamos beneficiado. Este delito no solo sería imputable a que paga por el décimo sino también al que lo vende en concepto de cooperador necesario”.

Dejando aparte el tema penal, pasemos a la parte GUAY, a lo bueno, a lo genial, a lo divertido de que te toque tanto dinero, (porque somos unos tipos legales, ¿eh?); vamos a ver qué podemos hacer para cobrarlo y poder pagar legalmente lo menos posible sin hacer trampas, que fórmulas para hacerlo, las hay, como las meigas.

Para éste apartado, que realmente yo no domino, me ha venido ESTUPENDAMENTE lo que explican en éste artículo y que os reproduzco a continuación:

 

Desde 2013, los premios que superan los 2.500 euros están sujetos al pago de un 20% por el llamado ‘impuesto de la solidaridad’. Hacienda se quedaría con 79.500 euros, es decir, el 20% de 397.500 euros (los primeros 2.500 euros están exentos del pago). De esta forma, quienes resulten agraciados con El Gordo recibirán 320.500 euros netos.

Si se opta por repartir el premio, habría que pagar también el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. En este caso, el que paga el tributo es la persona que recibe el dinero y varía en función de la Comunidad Autónoma, aunque algunas lo suprimen en el caso de los hijos y los cónyuges aplicando bonificaciones (Madrid, Canarias, Extremadura, Castilla-La Mancha o Baleares, entre otras).

En caso de que los bienes de los premiados (incluido el premio) sumen más de 700.000 euros, que es el límite exento de pago, hay que pagar el Impuesto de Patrimonio. La tasa a pagar por este impuesto varía en función de la Comunidad Autónoma, salvo en Madrid, donde está bonificado al 100%.

Liquidar deudas:

Una vez ajustadas las cuentas con Hacienda, es el momento de deshacerse de las deudas. Si una familia optara por liquidar su hipoteca pendiente (de media, 113.193,16 euros en España), ahorraría 31.881,01 euros en intereses, una cifra a la que habría que restar los gastos vinculados a la operación, como las comisiones o los gastos de notaría y registro. Considerando los gastos por cancelación, el ahorro neto en intereses sería de 31.201,04 euros, según los cálculos realizados por Kelisto.es.

Si, además, se liquidan préstamos al consumo (9.032,61 euros de media por hogar), se ahorran otros 2.065,9 euros en intereses.

Dónde invertir:

Y llegado el momento de pensar dónde es mejor invertir el dinero restante, es importante considerar analizar el perfil de riesgo, diversificar y tener en cuenta cuestiones como la liquidez o la tributación de las inversiones son elementos clave para sacar el máximo partido al premio.

Los depósitos y los fondos de inversión están sujetos al mismo gravamen: el 19% si las ganancias son inferiores a 6.000 euros; el 21% si se gana entre 6.000 y 50.000 euros; y el 23% si se supera esa cantidad.

Las inversiones más seguras -como los depósitos- tan solo permiten obtener una rentabilidad media del 0,12%; para los más arriesgados, opciones exóticas como los coches clásicos o el vino permitirían obtener hasta un 17% y un 9% respectivamente, al año.

Y, finalmente, para no cansaros más, os pongo el enlace donde podéis comprobar si vuestros números han salido premiados: PINCHANDO AQUÍ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s