LOS POLÍTICAMENTE CORRECTOS

000
Expresión gráfica

Los políticamente correctos son, al fin y al cabo, unos mentirosos compulsivos.

Ser políticamente correcto significa evitar las expresiones y acciones que puedan excluir, marginar u ofender a un grupo particular de gente. Este término se hizo popular en la década de 1980, y se hizo viral hasta modificarse en su contenido más básico en la década del 2010.

Ser políticamente correcto, en su “creación”, no era algo malo, ni viciado, muy al contrario, hacía reflexionar sobre la forma de decir las cosas (que no en su intencionalidad) para que nadie (en especial colectivos de personas) se sintieran heridas en su orgullo o dignidad; pero como todo lo que cae en las manos del exceso, y en el uso de los ignorantes, éste pensamiento se fue cambiando, para pasar a aparentar EN PRESENCIA DE LOS DEMÁS, como una persona muy educada u tolerante, para denigrar en lo que hoy día se ha convertido: un falso respeto por todo, en lo que todo vale, y todo es aceptable (claro está, siempre en público, y dependiendo de qué público sea).

Hemos llegado a tal punto de sensibilidad, como la idiotez de “DIPUTADOS Y DIPUTADAS” (para que no se sientan apartadas ellas, algo absurdo), o a que decir que “eso es un CUENTO CHINO, o que es un TRABAJO DE CHINOS”, sea considerado como un ataque racista y xenófobo hacia el pueblo chino donde se le menoscaba en su dignidad personal y grupal (expresiones coloquiales, que no llevan intencionalidad menospreciativa hacia nadie). Decir que “tienes un futuro muy negro”, puede hacer que asociaciones de las llamadas ONG (Organinzación No Gubernamental, pero que cobran subvenciones a diestro y siniestro del gobierno), saquen a relucir inmediatamente a sus abogados con los cuáles, después de una tarde/noche de copas y lo que caiga, deciden amargarte la vida durante un par de años acusándote de xenofobia, racismo, y hasta de acosador si les viene en gana; total, no tienen otra cosa que hacer, y eso les alegra la vida y les hace sentir útiles.

No confundamos lo políticamente correcto, con la educación, no señor… no tienen nada que ver una y otra cosa: con educación te puedo decir que UNA POYA EN VINAGRE (o dicho con educación : UNA GALLINA JOVEN EN ÁCIDO ACÉTICO).

Ni todo vale, ni todo es respetable, NO SEÑOR, de ninguna manera… ni hay que mear fuera del tiesto (¡uy, perdón! por el palabro), ni nada por el estilo.

Tendemos en ésta época que nos ha tocado vivir, a exagerar y alterar las cosas hasta hacerles perder su esencia. Lo curioso es que, éstos “políticamente correctos”, luego, en círculos más cerrados, o lo que es peor, en su propia mente, ni piensan, ni respetan, lo que obligan a otros a respetar ni lo que dicen respetar “al máximo”.

Con lo cuál, o son mentirosos compulsivos (siempre controlando lo que dicen), o son hipócritas que regalan el oído del oyente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s